¿Una pulga en mi perro?

Muchas personas acuden a nuestra clínica para desparasitar a su mascota, por tanto podemos asumir que esta acción ha calado suficiente en la sociedad y está debidamente sensibilizada. El problema lo encontramos cuando nos damos cuenta de la fabulosa adaptación que tienen estos bichitos. Para entenderlos mejor, en este artículo hablaremos de los más importantes que nos encontramos en nuestros animalitos.

Respecto a los productos que utilicemos para desparasitar, tan solo anotaré que lo correcto sería el consejo del veterinario, él es el que sabe los peligros en la zona y conoce al cliente. Los diferentes laboratorios han desarrollado productos y fórmulas verdaderamente eficaces y la diferencia entre uno y otro cada vez va siendo menor, gracias a sus continuas investigaciones tenemos herramientas que nos permiten convivir con perros y gatos, sin miedo a que nos “pasen un nuevo inquilino”.

Si estáis convencidos de que puede haber un peligro de parasitosis en vuestro animal, no corráis a comprar cualquier cosa en la primera tienda, hacernos caso, primero id a vuestro veterinario para que pueda diagnosticar el problema y acto seguido diseñe una buena pauta que se adapte a vuestro problema concreto. Las desparasitaciones posteriores se irán haciendo en periodos que variarán entre mes, tres meses y seis, según el producto utilizado.

En este artículo vamos a repasar los más frecuentes así como los métodos que hay en el mercado para luchar contra ellos. Tranquilos, tan solo hablaremos de algunos…